share on facebok    

Previously posted in www.planningmexico.com

En mis dos últimos viajes a México me he encontrado en la extraña situación de defender a México de los mexicanos.
Para ser justo, cuando regreso a casa yo estoy constantemente defendiendo a Suecia de los suecos. Creo que todos necesitamos un poco de perspectiva hacia nuestro país. Nada es del todo malo, y nada es del todo bueno.

Después de pasar tiempo con mis amigos mexicanos me he dado cuenta de una considerable diferencia entre ambos países. Al reunirse para tomar un café o una cerveza en la noche, los mexicanos tienden a hablar de los problemas, las cosas malas que les han pasado a ellos, o a un familiar, o simplemente hablar de alguien que se ha pasado de listo. Y ahí se enfrascan y las historias van de mal en peor. Por supuesto que eso va a hacer que todo parezca oscuro y sin sentido.

Los países nórdicos están entre las personas más deprimidas del mundo, vivimos en la oscuridad y el frío la mitad del año, así que sé una cosa o dos acerca de la negatividad. Pero no nos sentamos alrededor de una mesa a hablar de todas las cosas malas que han sucedido o podrían suceder, o que nunca va a suceder. Lo peor de lo que se habla es del mal tiempo.


pesosYo no estoy ciego, sé que hay problemas. Pero si miro más cerca de casa, donde la corrupción y el sistema fallido en Europa ha llevado a los países al borde de la bancarrota empezando por Grecia, donde “el sobrecito” (con dinero) se vive cotidianamente, y con Italia en un cercano segundo lugar, estos países tienen problemas peores que los sobornos , pero eso es tema para otro post.
En comparación con ésto, México se mantiene firme – ¿Por qué?
La corrupción en América Latina ha sido elevada a una forma de arte, así que ¿ qué es lo que hace a México resistir?

smallbiz

Es gracias a ustedes, al pueblo. En México nada menos que el 70 por ciento de la fuerza laboral están empleados en microempresas. Empleados por cuenta propia o en negocios familiares.
¡70 por ciento! Son estas las personas que mantienen el país en marcha y que son ellos los que juntos pueden trabajar para un cambio.
Tal vez el cambio debe comenzar en las calles, en los cafés, en la mente de todos nosotros.

Un buen comienzo para pensar es la forma de verse y tratarse entre sí. Los españoles en la conquista, les daban grados con el sistema de castas, poniendo a la gente “grados” como “mestizo” e “indio”, que los hizo separarse entre si mismos y decir que unos eran mejores que otros, que eran superiores, que si tenían padres indígenas tenían menos valor, que eran indígenas que no valían nada. Irónicamente, es aquí en donde la corrupción comenzó. Por unas pocas monedas de plata dadas al sacerdote, éste lo bautizaba “favorecidamente” y el niño tenía una mejor casta.
400 años después, se sigue viendo a los mexicanos que miran por encima a sus vecinos y piensan que si tienen menos dinero que ellos, son menos importantes. Estamos viviendo en el siglo 21, es hora de dejar esos pensamientos para la historia. La arrogancia y la envidia no le sirven a nadie.

chicas

Photo: Dan Freed

Todos somos seres humanos, lustrando zapatos o siendo un alcalde, todos somos iguales y merecemos el mismo respeto. La hija de una trabajadora doméstica tiene los mismos derechos a una buena educación y oportunidades que el hijo de un gobernador.

Yo solía decir que es un error del sistema, un sistema más corrupto. Pero, ¿qué es el sistema? Está construido por nosotros, por ti, todos somos el sistema. No se puede decir que el sistema son “esas personas”.
“Esas personas” son lo mismo que tu y probablemente así como tu los señalas, ellos están señalándote a tí. Esto es una cosa que une a México, Grecia, Italia y la mayoría de los países y culturas alrededor del mundo. Todo el mundo quiere un cambio, pero en algún punto, alguien debe hacerlo.
Esto no puede continuar para siempre.

Tu puedes ser el que dé el primer paso. No se puede esperar solamente que un gobierno haga cambios sustanciales. Un gobierno es sólo las personas incluidas en el sistema.

  share on facebok
Tags: ,
Previous post
Next post

Leave a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *